martes, mayo 09, 2006

Matrimonio -¿Seguridad o Satisfacción?

Desde hace unos días me viene rondando en la cabeza el concepto de matrimonio. No hay duda que esto sólo puede suceder cuando sentimos que las cosas en el propio no marchan como uno quisiera, o tal vez marchan exactamente como uno quería, pero se empieza uno a preguntar si esto que quería era lo mejor.
Indudablemente el concepto de matrimonio está rodeado de muchos supuestos que nos han sido y nos siguen siendo inculcados por la cultura y la educación, especialmente por el principal medio de educación de nuestra sociedad moderna, la televisión. Y hablando de este poderosa herramienta de "educación", hace unos días estuve viendo un programa donde uno de los protagonistas del capítulo del día le comentaba a la que podía ver a su esposa muerta, que cuando el se casó con ella creía que la quería, que era el siguiente paso lógico después del largo noviazgo, en pocas palabras que no había ninguna razón para no casarse con ella, pero que lo que había sentido con su futura esposa era totalmente distinto. Que sorpresa, ahora me pregunto si tal vez había visto ese programa antes, porque antes de casarme mis padres me preguntaron por qué lo hacía y yo respondí casi exactamente lo mismo, y al ver mi respuesta actuada por otra persona, puede ser que sea algo que le pasa a mucha gente y que por eso lo representan o es algo que a muchos les pasa porque eso es lo que aprenden de la TV. Pero en eso no podemos profundizar porque sería como encontrar si fue primero el huevo o la gallina.

El punto es que esto y un cúmulo de situaciones, aunque cuando decimos esto es porque no tenemos claro cuál fue la situación, me han llevado a revisar la situación actual de mi matrimonio. Definitivamente hay algo que no está bien, lo que no tengo claro es qué es, voy a intentar enumerar los síntomas: no me dan ganas de besarla frecuentemente, de hecho pueden pasar días sin un beso, me refiero a un beso apasionado. No me muero de ganas por estar con ella y siento que cuando estamos se convierte en algo mecánico. Hasta este punto todos los síntomas parecen muy superficiales y tal vez por eso no les he dado trascendencia.

Puede que este sentimiento de inconformidad sea debido a ese ideal que se nos forma en la mente de lo que debería ser, pero que en la realidad no va a ser o no es lo mejor. ¿Qué puede ser lo mejor?, eso es totalmente relativo a la persona, depende de la meta de cada uno y cómo esta relación lo acerca a su meta personal. Sin embargo en este punto me empiezo a preguntar será que el matrimonio ha sido creado para dar seguridad o satisfacción? Una seguridad que nos permita alcanzar nuestras metas personales, que son las que nos generan satisfacción, o por el contrario la idea de matrimonio es tener esa satisfacción que es tan difícil de lograr en nuestras actividades diarias.

Pensando de esta manera solo resta preguntarme cuál es esa meta personal y si el camino hacia esa meta me genera satisfacción o seguridad, tal vez de esta forma puede encontrar que posición dentro de mi rompecabezas, juega el matrimonio y ver si está encajando o tal vez estoy forzando la ficha para que entre.

Como me recordaban hoy, ¿qué es lo que espero de esta relación?

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons