domingo, septiembre 16, 2007

¿Habrá un camino?

Muchas cosas pasan por mi mente y me pregunto si son producto de la cultura en que hemos nacido. Dado que soy producto de un sistema, de una forma de ver el mundo, pareciera que no me queda más remedio sino aceptar eso que creo real, como la única realidad existente. Sin embargo hay ocasiones donde esta realidad que he aceptado me parece terriblemente absurda, las cosas que suceden a diario a veces me parece que no tienen ningún sentido, no hay una coherencia que rija las acciones diarias de esta sociedad supuestamente cambiante.
Un ejemplo de uno de esos pensamientos puestos en nuestro sistema es es o que consideramos desarrollo, que aunque nadie tiene claro exactamente qué es muchos lo buscamos. La acepción que tiene mayor aceptación es aquella que dice que estoy desarrollado si tengo dinero o podríamos expresarlo de otra manera, cuando no me tengo que preocupar por el dinero. Si tomamos la segunda forma de expresarlo podría llevarnos por caminos interesantes, hagamos la pregunta para ver que puede surgir: ¿cuándo no me tendría que preocupar por el dinero?
Una posibilidad puede ser cuando mi vida está amenazada. En ese caso no hay discusión, lo que menos importa en una situación de esas es el dinero.
Otra opción es cuando tenga cubiertas mis necesidades básicas hoy y en el futuro. Pero será que con sólo esto nos dejaríamos de preocupar por tener más dinero? Tal vez no, vemos mucha gente que tiene totalmente cubierto esto y sin embargo siguen queriendo más y más dinero.
¿Será que tener cada vez más dinero no es la forma de dejar de preocuparse por el dinero?

¿Cómo sería un mundo sin dinero?¿A qué nos dedicaríamos?¿Si la meta ya no es hacer dinero, entonces cuál puede ser?
¿Qué de lo que hago actualmente dejaría de hacer si cambia esta condición?
La mejor forma de responder esta pregunta es revisando lo que hago en un día "normal":
  • Dormir: ¿Dormiría distinto? Creo que no, bueno tal vez podría cambiar las cobijas, sin embargo creo que seguiría durmiendo igual.
  • Comer: ¿Cambiaría el menú? Pues hoy en día almuerzo donde me coja la hora del almuerzo, sin embargo hago lo posible por almorzar en familia.
  • Trabajar: ¿Tendría otro trabajo? A veces me gustaría poder tomarme unos meses para oxigenarme, alejarme un poco del día a día y poder ver las cosas con otra óptica. Tal vez habría un cambio drástico en la descripción de lo que busco con mi trabajo, porque en la actualidad buscamos que las empresas generen más dinero hoy y en el futuro, pero si el dinero desaparece como concepto, entonces qué deberíamos hacer? Cuál sería la razón por la cual existieran empresas?¿porqué se podría querer que un producto se vendiese, o se vendiese más que otro? Pareciera que nada de esto tendría sentido ahora, a no ser que le resuelva algo a alguien, y ese resolver tendrá que ver con algo como hacerlo más feliz o que la pase mejor, porque ya el dinero no será razón.
    ¿Por qué la gente querría trabajar en una u otra empresa? Igualmente tendría que ser porque se siente mejor y ese sentirse mejor no tendría nada que ver con el dinero, sino con realmente sentirse mejor, espiritual, emocional, física e intelectualmente.
Muchas preguntas comienzan a surgir cuando quitamos del medio el dinero como factor determinante de nuestra vida, ¿no será estas las preguntas que debemos resolver ya mismo, y no seguir excusándonos con el dinero para no responderlas?

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons