lunes, febrero 25, 2008

¿Lograremos la coherencia?

Este fin de semana estuvo lleno de desesperanza, empezando desde el viernes cuando recibí la noticia de que uno de nuestros clientes nos había enviado un correo quejándose porque según él no colaboramos en la implementación de un software que contrató por su cuenta, y que los resultados que esperaban con nuestra ayuda no se han logrado.
Esto es un golpe duro, sobre todo cuando al hacer el cierre de año se nota una mejora sustancial respecto al cierre del 2006, disminuyó la pérdida de su compañía en 50%. Entonces lo primero que me pregunto es qué criterio está utilizando para juzgarnos? Por el correo que nos envío parece que su medidor principal es tiempo de acompañamiento, esto quiere decir que para él sería más relevante tenernos ojalá 12 horas del día metidos en su empresa a que lo que hagamos genere un impacto positivo en sus finanzas. La gran pregunta es ¿por qué a un gerente de empresa le puede interesar más eso qué asegurarse que todas las acciones que se ejecutan día a día generen un impacto positivo en sus finanzas?
Por otro lado se queja de que ponemos en riesgo su autonomía de poner el software que quiera, pero luego nos reclama falta de colaboración, ¿qué entenderá por autonomía o por colaboración?
Estas son las incoherencias del día a día, me he dado cuenta que la realidad está plagada de incoherencias y que al contrario de lo que creía las artes, poesía y ciencia ficción son realmente coherentes.
Luego estuve escibiendo un ensayo donde la pregunta era si tenía sentido hablar de buscar el desarrollo a nivel nacional o subnacional. Entonces me puse a revisar la concentración de la riqueza y esta no ha cambiado en el transcurso de los siglos, hoy el 1% de la población posee el 40% de los activos del planeta, los gobiernos demuestran cada vez más como trabajan para los intereses de aquellos que concentran la mayor parte del capital. Una muestra de esto la podemos encontrar en este artículo: http://larealidad-articulos.blogspot.com/2008/02/critican-bill-clinton-por-hacer.html

Y para rematar el fin de semana estuve viendo un especial sobre el calentamiento global, donde mostraron que pasaría se aumenta la temperatura a 2 grados, y hasta 6 grados. Sería una gran catástrofe mundial, sequías, mega tormentas, inundaciones, muerte y desolación.

Tremenda dosis de desesperanza y mientras tanto nosotros haciéndonos la vida más complicada y acabando nuestra existencia poco a poco.

¿Será que algún día actuaremos de manera coherente?
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons