miércoles, noviembre 10, 2010

Las consecuencias de nuestras decisiones

No hay nada mejor que utilizar casos de la vida real para entender la realidad. Esto que parece tan obvio no es lo que hacemos con más frecuencia, por lo general cuando argumentamos nuestro pensamiento se utilizan especulaciones, pero esto será tema para otra entrada. En esta ocasión quiero utilizar un caso para entender la relación entre decisiones y consecuencias y cómo a veces se pierde la noción de esta realidad. 

Como parte de una evaluación  parcial de una clase que estoy dictando le puse a los alumnos a realizar un artículo sobre un libro. Uno de los trabajos me llegó al correo y lo revisé en mi dispositivo móvil y cuando lo leí aparecían pedazos en español y pedazos en inglés. Lo primero que pensé es que mi dispositivo mostraba el archivo de forma distorsionada y que seguramente las alumnas habían decidido hacer el trabajo en los dos idiomas. Cuando revisé en mi computador el documento aparecía sólo en español, revisé entonces las funciones de ocultar texto y de esa manera pude ver el documento como en mi dispositivo móvil es decir con pedazos en español y pedazos en inglés. Entonces empecé a sospechar un plagio. 

Sólo tuve que copiar parte del texto en inglés ponerlo en google e inmediatamente encontré el sitio plagiado. Descubrí que el documento que me había entregado el grupo como trabajo propio era una traducción de un artículo en inglés. Mi primera reacción fue de desconcierto, no podía entender por qué este grupo de estudiantes había realizado este acto, y ahora la pregunta ¿qué debo hacer? Esto es muy grave, amerita expulsión. 

Mi decisión fue anular la evaluación y escalar la falta a la coordinación académica. 

Esta mañana me estaba esperando una de las integrantes del grupo y me preguntó que podía hacer y le comuniqué las acciones tomadas. Entonces comienza a darme una argumentación alrededor de que ella es la culpable que por favor no perjudique a las amigas, y luego las amigas a decir que no era justo que ellas tenían un tremendo récord escolar, etc. 

Mi argumentación estuvo alrededor de que cada uno de los integrantes del grupo debió haber pensado las consecuencias de sus decisiones. Primero las integrantes del grupo decidieron que el trabajo lo realizara sólo una persona del grupo. La justificación que dieron era que querían que todas hicieran el mismo esfuerzo y esta persona no les había colaborado con ninguno de los trabajos en grupo que habían tenido que realizar hasta el momento. Su preocupación fue entonces cantidad de esfuerzo y no garantizar un buen resultado en el trabajo. 

Luego la persona en la que delegaron la responsabilidad decidió copiar el artículo de Internet, sabiendo que esto puede llevar hasta la expulsión, no solo de ella sino de todos los integrantes del grupo. A pesar de esto decidió correr el riesgo, pensando seguramente que la posibilidad de detectar el plagio desde otro idioma es muy baja, con tan mala suerte de que word le dejó el original en inglés y en vez de borrar el texto sólo lo ocultó. 

Lo curioso del asunto es que las alumnas en vez de estar avergonzadas de la falta, estaban de cierta forma  responsabilizándome por lo que esto les va a implicar. Muchas veces las decisiones correctas o por lo menos ajustadas a las reglas, se ven como injustas debido al castigo establecido por el mismo sistema. 

Estoy seguro que a pesar de que la regla está puesta, la universidad no va a aplicarla, al día de hoy no he recibido respuesta de la coordinadora académica. No va aplicar la regla porque esto dañaría la "buena" imagen de la institución, además de "perjudicar" al cliente, amanecerá y veremos.

Si hemos decidido crear un sistema o ser parte de él, y ponemos unas reglas que luego decidimos saltarnos, entonces ¿para qué puse las reglas? o ¿por qué decidí ser parte del sistema?

Lo peor del asunto es que en este curso habíamos establecido que aquel que no estuviese interesado podía dejar de asistir y sacaría la mínima nota para pasar. Por las malas decisiones han logrado poner en riesgo incluso su futuro en la universidad. 

Todo lo que nos pasa es debido a las decisiones que tomamos, cuando tengamos que enfrentar consecuencias no deseadas, antes de culpar a alguien, debemos pensar cuál fue la decisión que generó la consecuencia, para así aprender de nuestros errores.


Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons