viernes, abril 24, 2015

Cambiando paradigmas

Ayer tuve asamblea extraordinaria de padres en el colegio de mi hija, fue una reunión obligada por el estado con el fin de presentar las conclusiones del día E, ocurrencia de última hora del gobierno con la supuesta idea de contribuir a la excelencia en la educación. Para este día crearon un Índice sintético de calidad educativa, el cuál básicamente se basa en las pruebas saber, específicamente en matemáticas y lenguaje. 

Todos los colegios fueron obligados a realizar esto, públicos y privados, a pesar de que es sabido que hay una gran diferencia en los resultados que han tenido en dichas pruebas. ¿De dónde sacó el gobierno tan genial idea? Obvio la copio de otro lado, el famoso benchmarking, emulación de mejores prácticas, por cierto la mejor forma de ser segundo.
Lo cierto es que esta nueva iniciativa del gobierno sólo sirve para profundizar lo que ya se está haciendo mal, por lo tanto el resultado seguirá siendo igual o tal vez peor.

Desde que me enteré del dichoso día E me entró una gran preocupación, nosotros escogimos ese colegio para nuestra hija, justamente porque promueve una educación alternativa, distinto a lo que se viene haciendo, a través de la pedagogía Montessori, una educación centrada en el ser. Sin embargo este tipo de políticas va en contra de esto y se centra en la mera formación académica-mecánica, lo cual puede obligar al colegio a desviarse de su naturaleza, porque además hay un grupo de papás partidarios de la educación tradicional, que sin duda entraron al colegio sin entender su filosofía o tal vez se perdieron en el camino. 


Lo cierto es que manifesté mi preocupación respecto a creer que esa era la forma apropiada de medir los resultados, ya que el director aunque dijo que realmente lo importante era la flor de la paz y no estos resultados, as u vez manifestó que se sentía orgulloso de los resultados obtenidos, lo cual, a mi modo de ver, era un mensaje contradictorio. Lo que yo temía era que esa política se convirtiera en herramienta para los papás que creen en el modelo tradicional, a pesar de sus pésimos resultados, en insistir en este modelo y así sucedió efectivamente. 


Algunos padres comenzaron a insistir en que debería reforzarse el enfoque académico, y medirse, porque el mundo funcionaba así, el mundo era de competencia, de ser el mejor para acceder a las mejores universidades, tener el mejor trabajo, etc. Yo sólo pensaba, no se han dado cuenta de que justamente el mundo no está funcionando muy bien que digamos, que si seguimos haciendo lo mismo seguiremos teniendo los mismos resultados, además realmente no quiero que mis niñas en un futuro consigan el mejor trabajo, quiero que cambien el mundo. 


El fenómeno que me parece interesante y común a varios temas que he trabajado es que el colegio está trabajando una pedagogía que propone prácticas distintas a las establecidas, por ejemplo no hay profesores sino guías, o el énfasis es en el ser más que en lo académico. Estas prácticas se desprenden de ver al niño como su propio maestro, lo cual desafía la educación tradicional. Sin embargo la práctica común, se desprende de los paradigmas que gobiernan nuestra sociedad actual, paradigmas que podemos encontrar en todas partes, televisión, empresas, libros, etc. 


La misma situación he vivido trabajando la filosofía administrativa de Teoría de Restricciones, que cuestiones cosas fundamentales de lo tradicional como las eficiencias locales y la asignación de costos. O con el tema del cooperativismo, donde se propone la solidaridad en lugar de la competencia. 


Desafiar creencias arraigadas y promovidas por la cultura actual es una tarea difícil, porque en el camino se puede dudar de la propia cordura, es difícil creer que tanta gente está equivocada, pero no es la primera vez que sucede, siempre los grandes avances deben enfrentar estos retos, como por ejemplo cuando a Copérnico se le ocurrió que no era el sol el que giraba alrededor de la tierra. 


Al final quien triunfa es la teoría que logre explicar mejor los fenómenos y por esta razón permita que se obtengan mejores resultados. Esto necesariamente pone sobre la mesa el tema de mediciones, como la manera de verificar y predecir sucesos a partir de lo propuesto. ¿Será que lo primordial tiene que ver con mejorar nuestra capacidad de predecir? Sin duda la capacidad de predicción es fundamental para la toma de decisiones. 


Necesariamente estos procesos de cambio son procesos de desaprender y volver a aprender, los pioneros en estos campos tendrán que trabajar en el proceso de educación de las personas que se unen al movimiento, porque los medios tradicionales, colegios, universidades, etc., estarán siempre enseñando lo que ya ha sido probado, es decir el paradigma reinante. 
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons