lunes, mayo 04, 2015

La "Pelea del Siglo" - Perfecto ejemplo de la cultura actual de la gran masa

En el último mes se le hizo un gran despliegue publicitario a la que llamaron la pelea del siglo, a pesar de que faltan más de 80 años aún para que termine el siglo. Con tanto ruido que hicieron con la pelea, por unos segundos alcancé a pensar en verla, sin embargo inmediatamente empecé a pensar por qué querría ver un espectáculo que consiste en que dos hombres se den golpes hasta el cansancio o hasta que el uno tumbe al otro. 

Sin embargo parece que mucha gente le encuentra sentido a eso, porque según las cifras, el boxeador que ganó es el deportista mejor pago y varias personas estuvieron dispuestas a pagar hasta U$500 mil por verlos de cerca, eso sin hablar de los derechos de transmisión, y las entradas a ver el pesaje de los pugilistas!! 

Resumidas cuentas fue un espectáculo que movió mucho dinero, aproximadamente U$500 millones para sus realizadores y U$1,000 millones en apuestas, lo suficiente como para pagarle el salario mínimo en Colombia a más de 400 mil personas durante un año. 

Quien dirigió el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) por más de 38 años, José Sulaimán, dijo dos frases contundentes que nos dan pistas sobre la situación:
  • "Por causa de la televisión el boxeo actual es un deporte metalizado que se orienta hacia el color del dólar"
  • "Mientras haya hambre, habrá boxeo. El que está satisfecho no arriesga su vida por dinero"
Más de 4 millones de personas pagaron por ver la pelea y otra gran cantidad, como en el caso de Colombia, la vio gratis en exclusiva por algún canal. Estos canales ganan por lo que cobran en publicidad, publicidad que pagan empresas de consumo masivo o financieras, por lo general, completando la rueda de consumo: publicidad - audiencia - publicidad - consumo.

Esta rueda de consumo necesita como eje el deseo de tener más, más ventas, más dinero, más clientes, más estímulos, tal vez hasta más amigos, ya que se vuelve un tema de charla fabuloso, para el cual no hay que saber mucho, simplemente se pone sobre la mesa y la charla fluye, unos hablan de lo mala que fue la pelea porque no hubo sangre, otros de la gran cantidad de dinero que se ganaron, mientras se les hace agua la boca y dejando claro que los boxeadores lo tienen todo porque tienen muchísimo dinero y por lo tanto deben ser muy felices. ¿Quién no sería feliz nadando en una cama llena de dinero, como dicen que hace uno de los boxeadores?

Es así como fácilmente se evidencia como el culto al dinero, tiene adeptos fanáticos por doquier, al punto de dudar de la cordura de aquellos que se resisten a él. Vale la pena aclarar que no se requiere tener dinero para pertenecer a este culto, de hecho el culto requiere gran cantidad de gente que crea en él, conformándose con poco o casi nada de dinero, para que pueda haber algunos "elegidos" que posean grandes cantidades que aseguren el largo plazo del culto ("las 85 personas más acaudaladas del mundo acaparan la misma riqueza que las 3.500 millones más pobres" Fuente: http://elpais.com/elpais/2014/10/06/media/1412612834_166320.html)

Tal vez algún día podamos ver este fenómeno como algo pasado, como una época de ceguera que dificultó nuestro avance, pero que finalmente logramos superar.

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons