lunes, noviembre 09, 2015

¿Puedo vivir mejor mientras la sociedad en que vivo está peor?

Podríamos suponer que el ser humano tiende a buscar y aceptar maneras de vivir cada vez mejor. Tal vez la mayoría de personas estemos de acuerdo con esta afirmación, sin embargo parece no haber coincidencia en cuanto al concepto de vivir mejor. ¿Cómo definir de manera simple el vivir mejor?¿Se puede definir de manera aislada, es decir para un solo individuo, o lo debemos definir como sociedad?¿Cuándo una persona vive mejor o cuando la sociedad vive mejor?

¿Por qué son puntos de vista distintos?¿Puede una persona vivir mejor en una sociedad que vive cada vez peor? Existe una tentación a creer que si, pero podemos hacer un ejercicio mental para ver hasta
que punto eso es cierto. Pensemos en micro, una pequeña sociedad, vamos a decir nuestro conjunto residencial. En mi conjunto por ejemplo podemos encontrar personas de distintas edades, ocupaciones e ingresos. Si mis ingresos se deterioran comenzaría a reducir gastos y tal vez en un punto empezaría a retrasarme en el pago de la administración, y si no soy sólo yo sino varios del edificio con el mismo problema, el edificio no podría cubrir sus gastos, y si se va al extremo perderíamos las personas que nos ayuden a que todo funcione bien hoy.

En ese escenario no importaría que tantos ingresos tuviese otro habitante del edificio, empezaría a verse afectado por la situación del conjunto. Seguramente en algún momento sintiendo que no puede hacer nada por mejorar la situación, decide vender su desvalorizado apartamento e irse a otro conjunto esperando que esta situación no se repita allá. Si nos vamos a un escenario más grande tendría que cambiar de ciudad o país, suponiendo que puede mantener su nivel de ingresos relativo, en el mejor de los casos sería sólo un desterrado más. 

He caído en la trampa de nuevo, he llevado todo al plano económico, pensando que el vivir mejor tiene relación directa con la situación económica, es difícil no quedar atrapado en este paradigma. Lo curioso es que la situación real de mi conjunto residencial muestra que el vivir mejor no estaba relacionado con la situación económica. Cuando estábamos buscando apartamento, vimos el letrero de se vende en este edificio, pero casi no entramos a verlo, porque el edificio por fuera estaba bastante feo, de hecho luego nos enteramos que era famoso por ser al más feo de la cuadra. 

Venía de años de mala administración y apenas estaba empezando a levantar cabeza. Desde que llegamos me involucré en la administración del edificio ya que quería vivir bien y para eso tenía que lograr que el edificio como un todo estuviese mejor. En la primera asamblea que asistí logré que se cambiara el enfoque de los propietarios, que pasaran de querer ahorrarse unos pesos, ahorros que al final sabía yo terminarían traduciéndose en menos bienestar para todos, a que se enfocaran en mejorar nuestro entorno lo cual se traduciría en una mayor valorización de los apartamentos y un mayor bienestar de quienes lo habitamos. 

Así logramos que la gente estuviese dispuesta inicialmente a dar una cuota extraordinaria para mejorar la fachada, luego para pintar el interior y cambiar pisos, y ahora para cambio de ascensores. Antes era realmente difícil que la gente estuviese de acuerdo con dar una cuota extraordinaria, sin embargo en la medida que han visto como aumenta su bienestar ahora se volvió casi habitual tener un gran proyecto de mejora año de por medio. Todos cada vez vivimos mejor. 

El problema no era económico, era una especie de descontento general y no tener un propósito que nos permitiera estar cada vez mejor. Claro siguen existiendo problemas, pero son de otro tipo y seguimos mejorando. 

¿Será posible extrapolar el caso a nivel barrio, localidad, ciudad y país?

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons