miércoles, febrero 24, 2016

¿Desarrollo personal?

Hace unos días estuvimos reunidos un grupo de personas trabajando alrededor del tema de desarrollo personal. Desde el enfoque de liderazgo, Coaching, Terapia, y científico. Cada uno con una amplia experiencia en el tema de desarrollo personal, experiencia que principalmente se traduce en la cantidad de gente a la cual han podido llegar con sus enseñanzas. 

La primera pregunta que surgió fue ¿cómo medimos el desarrollo personal? Esta pregunta genera una gran picazón, sobre todo en los psicólogos, en parte debe ser porque hablar de mediciones en el ser humano puede deshumanizarlo. Lo cual puede ser cierto, sin embargo nos pone en un problema, porque cómo hacemos para determinar si las enseñanzas que trasmitimos tienen un efecto deseable en la gente que las recibe. Todos los que estábamos éramos conscientes de este problema, hasta se llegó a decir que termina uno convirtiéndose en un buen cuentero, la gente está animada escuchando la charla, se divierte, pero luego sale a seguir su rutina, nada parece cambiar, y si cambia no hay evidencia de ello. 


Al no encontrarle respuesta a la pregunta, entonces intentamos con otra, ¿Por qué se necesita recibir enseñanzas de desarrollo personal? Algunas de las respuestas a este interrogante fueron: 
  • Considero que existe un gap entre lo que soy y lo que la humanidad necesita.
  • Siento que puedo dar más
  • Siento que puedo obtener mejores resultados
  • Siento que puedo ser una mejor persona
  • Quisiera servir a más personas
  • Ser una mejor persona implica un mayor grado de libertad
Tratando de verbalizar lo anterior como hechos de nuestra realidad quedó lo siguiente: 
  • Algunas personas no siempre dan todo lo que pueden dar
  • Algunas personas no están obteniendo los resultados que esperan de sí mismos 
  • Algunas personas se sienten atrapadas en su realidad
  • Algunas personas actúan sin pensar en el bien de todos
  • No siempre tenemos conciencia de estar en un sistema 
En este punto me surgió una nueva inquietud, ¿debíamos hablar de desarrollo personal? ¿Esto no nos enviaba implícitamente por el camino de la individualidad, dejando de lado el sistema? Esta pregunta fue rápidamente respondida al decir que el desarrollo personal sólo se podía dar en la medida que se beneficiaba el todo. La verdad no me dejó del todo satisfecho la respuesta. 

Sin embargo hasta ahí llego nuestra reunión por cuestión de tiempo, sin embargo seguiremos trabajando el tema. Mientras tanto en el camino me surgieron aún más interrogantes, ¿Qué podríamos considerar una persona desarrollada personalmente?¿si yo no me he desarrollado personalmente, puedo enseñarle a otros a hacerlo? 

En ese pensar se me ocurrió que tal vez debemos hablar de un viaje al interior y no de desarrollo personal. Pensarlo como viaje al interior permite entender que sólo cada uno puede hacer ese viaje, y nadie puede anticipar que se va a encontrar. Lo que si se podría es brindar herramientas para el viaje, brújula, agua, ejercicios, etc. Cada uno estaría en su propio viaje y así entre todos podemos enseñarnos estrategias para enfrentar situaciones, que debido a que las he tenido en mi viaje tuve que desarrollarlas. Habrá personas que llevan más tiempo en ese viaje, o han tenido un viaje más agitado y eso los ha llevado a aprender gran cantidad de herramientas y estrategias y tal vez otros llevamos poco o no han sido tan agitados y aunque tal vez no hemos aprendido gran cantidad, algo podemos compartir. Y cada compartir será un nuevo aprendizaje. 

Siendo todos los viajes distintos, no es posible saber quien está más lejos o más cerca de su destino, lo cual nos puede dar una conciencia de humildad respecto al viaje de cada uno. Ahora la pregunta es ¿cómo compartir las pocas herramientas y estrategias que he aprendido con los demás, para que utilicen las que necesiten en su viaje al interior?

 


Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons