lunes, enero 16, 2017

Los ocho jinetes del apocalipsis

Más o menos así sonaba el título de un artículo que encontré hoy en El Espectador: "Conozca los ocho dueños de la mitad de la riqueza mundial". El artículo comenta que según un informe de Oxfam, la riqueza de los 8 empresarios más ricos del mundo equivale a la riqueza de 3,600 millones de personas, supongo que las más pobres del mundo. 

Entonces me dispuse a hacer cuentas, sabemos de sobra que en el mundo existe una gran concentración de la riqueza. El cuadro es el siguiente según el artículo: 


-->
PersonaFortuna (millones de dólares)País
Bill Gates75,000USA
Amancio Ortega67,000España
Warren Buffet60,800USA
Carlos Slim50,000México
Jeff Bezos45,200USA
Mark Zuckemberg44,600USA
Larry Ellison43,600USA
Micheal Bloomberg40,000USA
Total426,200

La primera cuenta que hice es cuánto podrían ganar las 3,600 millones de personas en un año con toda la fortuna de estos 8 empresarios. La respuesta me dejó un poco inquieto, lo que podrían ganar al año cada persona serían U$120, es decir U$10 mensuales, al precio actual del dólar serían $28,965 pesos aproximadamente. No sé si en algún país del mundo es posible subsistir con menos de treinta mil pesos mensuales. 

Para la siguiente cuenta partí del ingreso que me permitiría vivir muy cómodo en la actualidad, veinte millones de pesos. Me da que esta fortuna alcanzaría para pagar ese monto mensual durante 30 años a alrededor de 174,000 personas. 

Según el título del artículo la riqueza mundial sería U$852,400 millones de dólares. 

Creo que le gasté mucho tiempo a analizar una información que nada ayuda, simplemente nos muestra que vivimos en un sistema que nos ha enseñado que todo en la vida se debe pagar, hasta el punto de despreciar aquello que no se paga, lo invaluable. 

Realmente donde se concentre el dinero es irrelevante, lo relevante es que haya personas que no puedan vivir y florecer debido al desprecio social por lo invaluable. La forma actual de acumular dinero depende de lograr someter a otros como consumidores, si no hay consumidores no hay riqueza, el modelo a todas luces es obsoleto ya que depende de que haya dependencia absoluta. A mayor dependencia, mayor consumo.

Por ejemplo, se conoce que hay comunidades en el Amazonas que no permiten la entrada de los turistas y extranjeros, viven bien, medido en tener una buena nutrición y armonía en la comunidad. Otras han permitido la entrada de los foráneos y han empezado a tener problemas de desnutrición, violencia y prostitución entre otros. La razón principal es que las personas de la comunidad una vez empiezan a recibir dinero deciden dejar de ser autosuficientes y volverse consumidores dependientes, con el circulo lamentable de no poder nutrirse bien porque no le alcanza para comprar los alimentos que antes producían. 

Existe una presión a las comunidades para que se incorporen a la economía global vendiendo la idea de que este es el único camino para mejorar la calidad de vida. Los hechos demuestran, y el modelo económico obliga, a que esto no sea cierto para la mayoría de la gente. Deben haber muchos consumidores pobres para que puedan existir otros que concentren la riqueza. 

Lo que deberían trabajar las comunidades es lograr autonomía, poderse proveer el alimento, buena vivienda, acceso a fuentes de agua y espacios de fortalecimiento de las relaciones. Lo más difícil de tomar este camino es que no es económicamente atractivo para aquellos que quieren acumular más riqueza, por lo cual va a ser casi imposible que reciban apoyo económico para caminar este camino.





Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons