lunes, mayo 22, 2006

¿Cómo hacer una buena elección de presidente?

A menos de una semana de la jornada electoral mucha gente aún se pregunta por quien debe votar, algunos ya descartaron la posibilidad de votar y otros (seguramente menos de la mitad del censo electoral) ya decidieron por quien votar.

La primera pregunta que debe resolver el ciudadano es ¿debo votar? como sabemos votar es un derecho ciudadano, cuya finalidad es permitir a la gente participar en la elección de sus gobernantes. Dado que estamos en una democracia nuestros gobernantes se eligen por voto popular y gana el que mayor número de votos saque., entonces si no ejerzo mi derecho al voto le estaré quitando probabilidades de ganar al gobernante que me parezca más apropiado.

Sin embargo si decido votar, asumo la responsabilidad y riesgo de una elección. Toda elección tiene la posibilidad de ser errada, y refiriéndonos a las elecciones de presidente las repercusiones de hacer una mala elección pueden ser catastróficas para mis intereses. Entonces al decidir votar surge otra gran pregunta ¿Cómo puedo hacer una buena elección?

¿Qué criterios debemos tener en cuenta para determinar la mejor opción de gobierno?¿Qué es un buen gobierno?¿Un buen gobierno es aquel que contribuye de manera significativa a la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos? Yo supongo que sí, creo que esta es la principal razón para que se haya establecido el sistema de gobierno, ahora ¿qué podemos entender por mejorar la calidad de vida?

Suponemos que la calidad de vida tiene que ver con tener satisfechas nuestras necesidades. Hay unas necesidades primarias, que si no se satisfacen se pone en riesgo la vida del individuo, y son la salud, la vivienda, el alimento. Sin embargo hay una necesidad que aunque en primera instancia pareciera que si nadie se muere por satisfacerla, si esta necesidad no se satisface plenamente se pone en riesgo la satisfacción de todo el resto, esta necesidad es la educación. Entonces la calidad de vida necesariamente tiene que ver con tener satisfecha plenamente la necesidad de salud, vivienda, alimento y educación.

Estando de acuerdo con lo anterior entonces las preguntas que deberíamos hacernos para poder hacer una buena elección tendrán que ver con:
- ¿El acceso y prestación de los servicios de salud han mejorado?¿El programa del candidato muestra de manera lógica cómo puede mejorarse?
- ¿El acceso a vivienda digna es cada vez más fácil?¿El programa del candidato muestra de manera lógica cómo puede mejorarse?
- ¿El costo de la alimentación es menos del 20% de los ingresos que recibe, ha bajado o subido en los últimos años?¿El programa del candidato muestra de manera lógica cómo puede mejorarse?
- ¿El acceso a educación superior es fácil, está al alcance de sus ingresos?¿El programa del candidato muestra de manera lógica cómo puede mejorarse?
- ¿Cada vez tenemos más opciones de trabajo digno?
- ¿Qué porcentaje de nuestros ingresos (si tenemos) está destinada a cubrir necesidades básicas?¿Este porcentaje ha aumentado o disminuido en los últimos años?¿El programa del candidato plantea una mejora de esto?

Como sabemos, y se ha corroborado aún más últimamente, las estadísticas no muestran cifras reales, entonces ¿en qué debemos basarnos? Debemos basarnos en nuestra experiencia, en lo que nos sucede a nosotros y a quienes nos rodean, esa es nuestra realidad, la que vivimos, y la que nos consta, el resto son cifras de las cuales no podemos saber su veracidad.

Una vez se haya respondido estas preguntas basándose en su experiencia propia y comprobando con su lógica lo que plantean y han hecho los candidatos, puede tomar una decisión de menor riesgo.
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons