jueves, septiembre 08, 2016

La búsqueda de culpables - Pilar del consumismo

Desde hace un par de meses vengo conociendo las obras de una persona que no había oído mencionar antes, llamada Ivan Illich.  Sus obras cuestionan cosas que para nosotros son lo "normal" del día a día, en temas tan relevantes como la educación y la salud. Sólo hasta haberlo leído entendí que el sistema escolar y el de salud, en su diseño actual, son tal vez los principales mecanismos de generación de personas consumistas. 

Una de mis tantas preguntas justamente había sido cómo el consumismo había logrado extenderse de la manera que lo ha hecho en tan pocos años. Inicialmente pensé en esa herramienta llamada publicidad, que se especializa principalmente en engañarte de manera tal que quieras lo que no necesitas y hasta lo que te hace daño. Es capaz de mostrarte como algo como muy cool, mientras te mata, como el cigarrillo o tantas otras cosas. Para mi un experto en publicidad es un experto en engaño, de hay que se hable en mercadeo de la idea de crear necesidades. 


Sin embargo el planteamiento de Illich, muestra que eso que creemos tan bueno y necesario como el sistema escolar y el sistema de salud, en realidad puede ser una herramienta de generación de consumistas, amenazando la educación y la salud. En sus obras se preocupa por hilar finamente su argumentación y evidenciar los principales problemas generados en estos dos sistemas. 

Hasta antes de leerlo yo ya sabía que la búsqueda de culpables era un gran problema a la hora de tratar de mejorar una organización, ya que paraliza el análisis. Si la dirección de la organización tiene como costumbre buscar culpables de los problemas que se presentan, entonces lo único por lo que se preocupa es por encontrarlo y una vez lo encuentra le impone el castigo que considere pertinente. Esta acción además de sembrar terror al interior, evita que se haga un buen análisis de la situación y por lo tanto nunca se entiende el por qué del problema, lo cual le da una alta probabilidad de volver a suceder. 

Illich lo lleva a un nuevo nivel, y muestra cómo el diseño actual del sistema, necesita que ese sea nuestro comportamiento, es decir que veamos la búsqueda de culpables como el camino. Lo contrario a la búsqueda de culpables es asumir la responsabilidad de mi destino, y justamente eso es lo que nos ha quitado el sistema escolar y el de salud. Ahora para nosotros es normal que para educarnos dependemos de una escuela en cualquiera de sus formas, y que para estar bien de salud dependemos del sistema de asistencia médica, y esta forma de pensar que nos parece cómoda, nos expropia nuestra responsabilidad por nuestra educación y nuestra salud. Es decir educarme ya no depende de mi sino de la escuela a donde vaya y mi salud tampoco depende de mi sino de la atención médica que me brinden. 

Esto le conviene bastante al sistema consumista, ya que todos terminamos consumiendo educación y salud, siempre. Además la publicidad la hace el mismo gobierno, tal vez son las industrias con mayor apoyo mediático y estatal. Son tan omnipresentes que ni siquiera las había visto, para mi simplemente era lo normal, y como pasa con lo que uno considera normal, es invisible. Pero a la vez que son una gran industria de consumo, preparan a la gente para que quiera consumir de todo lo que le vengan a ofrecer, es decir fertiliza el terreno del consumo.

Asumir la responsabilidad de mi educación me abre caminos infinitos al permitirme ver que aprendo de todos, de mi experiencia y todo el tiempo. Si asumo mi responsabilidad cada momento de mi vida puede convertirse en un momento de aprendizaje. Hoy nos estamos perdiendo la mayoría de momentos de aprendizaje por creer que la responsabilidad de nuestra educación es de la escuela, entonces no aprendo si no voy a una escuela. 

Y en salud ni se diga, hoy ni siquiera nos interesa aprender sobre lo que comemos, siendo esta uno de los principales elementos para una buena salud. Dado que la salud no la veo como mi responsabilidad, sino la de los médicos, mantengo hábitos realmente perjudiciales y sin contar el daño que puede generar la regla de "one pill for every ill". 

Y así la lista puede seguir, es búsqueda de culpables, es una búsqueda hacia afuera, y por lo tanto me aleja de mi búsqueda interior, y no se limita a una búsqueda de culpables de lo malo, sino también de lo bueno, por eso se cree que el bienestar se obtiene a partir de cosas externas y no de una búsqueda interna. 

Gran autor, recomiendo leerlo, advirtiendo que puede escandalizarlos y hacerles dudar de lo que consideran más válido (http://ivanillich.org.mx/libros.htm).

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons