lunes, abril 23, 2018

Creo que he descubierto una creencia que me bloquea: Querer dejar un mundo mejor

Desde hace años he estado de acuerdo con la idea de dejar un mundo mejor tras de mí, sin embargo hoy he caído en cuenta que esta frase implícitamente está diciendo que sólo existe un mundo y esto me empezó a sonar raro. Así que lo primero que hice fue revisar el concepto de mundo y para ello acudí, como hacemos la mayoría a Google, el cual entre los resultados de la búsqueda me llevó a la definición que se encuentra en wikipedia de la palabra mundo

Me sorprendió que a pesar de ser una palabra que uso a diario y que incluso guía mi propósito en la vida, no me hubiese detenido nunca a pensar sobre su significado. La primera definición que se encuentra es "nombre común que atribuye o significa cuanto concierne al ser humano". Luego hay una descripción de distintas corrientes filosóficas sobre este concepto. 

En este momento no es mi idea sumergirme en las profundidades filosóficas del concepto mundo, más bien quiero plasmar cuál era mi imaginario sobre esta palabra cuando la decía. Cuando hablaba de mundo en mi mente aparecía aquella foto de la tierra flotando en el espacio o en su defecto un globo terráqueo o mapamundi. 


Sin embargo en nuestra educación nos han hablado del descubrimiento del nuevo mundo, como aquella aventura emprendida por Cristóbal Colón, o de países del tercer mundo, cuando se refieren a países no desarrollados como el nuestro. También en ocasiones cuando alguien hace cosas que no nos parecen muy coherentes decimos que tiene su propio mundo. Todas estas acepciones lo que tienen en común es que no hablan de mundo como sinónimo del planeta Tierra. 

Lo que me hizo cuestionar aquello de "un mundo mejor" fue pensar alrededor de cómo construimos nuestro mundo basado en nuestras creencias. Hasta hace poco una de mis creencias era que debía exigir autonomía a quienes me rodean, y esta creencia hacía que mi mundo fuera un poco frustrante al ver que aquellos a quienes les exigía autonomía en ciertas ocasiones dependieran de mi.

Cambiar esta creencia, entendiendo que la cuestión no es de exigir, sino más bien acompañar, me abre una gran cantidad de oportunidades y mejora mi relacionamiento, sobre todo con los más cercanos. Esta situación me recuerda el mundo lo construyo a partir de mis creencias y sé que es muy difícil encontrar alguien que tenga exactamente las mismas creencias, entonces donde esto me pone es que no hay un solo mundo, sino tantos mundos como personas. 

Si hay tantos mundos como personas, entonces querer dejar un mundo mejor termina siendo un acto profundamente homogeneizante donde ignoro por completo la diversidad de mundos y tengo una alta probabilidad de caer en una posición dictatorial tratando de imponer mi mundo en los demás, lo que en realidad sería tratar de que los demás construyan un mundo igual al mío, al cual además considero mejor que los otros, sin siquiera conocerlos. 

No puedo decir que en este momento esté comprendiendo del todo las implicaciones de esta visión. Querer dejar un mundo mejor es un problema, esto no quiere decir que entonces quiera dejar un mundo peor, es un problema porque pretende que sólo haya un mundo y esto a su vez implica tratar de lograr que todos tengamos el mismo conjunto de creencias y esto a su vez implica exterminar la esencia de nuestra diversa humanidad. 

Si en cambio entiendo que hay tantos mundos como personas, lo que empieza a surgir en mí es la curiosidad por conocer esos diversos mundos y creencias y disfrutar todas las interrelaciones que se dan entre nuestros mundos. Lo que si nos serviría mucho es que en la construcción del mundo de cada uno, no afectemos el ecosistema a tal punto que no podamos vivir en el único planeta que tenemos. 
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons